Posteado por: Fray Rabieta | 8 marzo 2010

Cuarto misterio rabioso

¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!

 (Mt. XXVI:24).

Mejor sería para el tal hombre no haber nacido.

(Mc. XIV:21)

Estimados giles de lechería:

 Hoy contemplaremos la traición de Judas—misterio de iniquidad si alguna vez se vio. Salvo para los progresistas, como diré dentro de un rato. Mis distraídos babiecas, a lo mejor saben la regla número uno de retórica, “diles lo que vais a decirles, díselos, díles lo que habéis dicho”. Pero como fuere, y como para que no queden dudas, respecto de Judas, encontramos estas tremendas palabras que le dirige Nuestro Señor en dos evangelios diferentes. Mejor que no hubiera nacido. Y la advertencia no se opone a la mejor metafísica, como bien señala San Jerónimo, que “si se hubiera quedado en lo más profundo del ser materno” le habría ido mejor. Pero claro, Judas, él mismo, es el artífice de su propia conducta. Es libre. Puede hacer lo que le venga en gana. Puede creer lo que quiera. Y si quiere, puede condenarse.

A menos que no crea que pueda condenarse porque no hay pecado que no tenga perdón, porque no hay infierno y porque Dios es pura misericordia, etc…

Pues, vayan sabiéndolo desde ya: Judas es la perfecta prefiguración del progresista. Es un progre perfecto. Y los progres, no vayan a creer, han intentado reivindicarlo, créanlo o no: pero si no me creen fíjense en la nota correspondiente que le pusieron en la famosa “Biblia Latinoamericana”, que le echan culpas al resto del colegio apostólico: “¿Supieron integrarlo al grupo?”. Ja, ja, hermanos míos, déjenme que me ría un poco, si supieron integrarlo al grupo. Para estos estúpidos progres todo es grupo, ya te voy a dar a vos.

Comparen eso con las palabras de Cristo: mas te valiera no haber nacido—qué grupo, qué integración, ni qué niño muerto. 

 Judas es el progre perfecto. Como diría Prada, fue concebido en la “matrix progre”, el muy hijo de su madre. Y antes que nada, con su pasión solidaria por los pobres ¿no? Ya se sabe que para eso, para dar limosna a otros, se ocupaba de la bolsa de aquella primera “ecclesia” y tenía perfectamente en claro cómo debía usarse el dinero. Este era más cristiano que Cristo. En efecto, cuando María de Betania ungió al Señor con una libra de ungüento “de gran precio” (Jn. XII:3), “Judas el Iscariote, uno de sus discípulos, el que había de entregarlo, digo «¿Por qué no se vendió este ungüento en trescientos denarios, y se dio para los pobres?”. Sí, claro, “la redistribución de la riqueza”, que le da por decir ahora a la Gran Perra que ya sabemos. Pero los progres son todos iguales, ahora y antes también, como señala perfectamente el Evangelista San Juan: “No decía esto porque se cuidase de los pobres, sino porque era ladrón; y como él tenía la bolsa, sustraía lo que se echaba en ella” (XII:6).

Como Felisa Miceli, la ecónoma de Madres de Plaza de Mayo (a ésa, como al parricida, los integraron al grupo). Como la Conti que dice que para enfrentar al imperio, primero hay que llenarse los bolsillos, como todos los progres que conocemos, burgueses perfectos, que gastan en psicoanálisis, revistas carísimas y viajes a Cuba, en recitales de Arjona y en el mantenimiento de dos o tres familias…   

Pero Cristo no es progresista, nunca lo fue. Y dijo una cosa tremenda, también: “Pobres tenéis siempre con vosotros, mas a Mí no siempre me tendréis”. Y entiéndanme bien, no es que Cristo no se ocupara especialmente de los pobres, de los anawim, sino que nunca predicó lo de la “opción preferencial por los pobres” con que se llenan la boca los Bergollos y Quesoretes nuestros, y luego se comportan como el peor de los burgueses. En eso, se muestra menos farisaico el Gran Monseñor Aguer, que cuando va a dar fianza a favor de Paco Trusso, el truhán que vació las cajas de Caritas, se presenta en el juzgado tripulando una lujosa 4×4. Pero dejemos eso, que réplicas de Judas hay en todas partes.

Ahora bien, cuando ungió a Nuestro Señor en casa de Simón el Leproso, María de Betania, hizo una cosa que los progres odian: que es gastar en liturgia. Como se sabe, ellos se llenan la boca con esto de ayudar a los pobres; y a la vez, los dejan más pobres que nunca, destruyendo sus tradiciones, falsificándolas y empeñándose en borrar hasta el último rastro de devoción. En efecto, los progres prefieren desnudar los templos, vender las imágenes, suprimir el órgano, tirar abajo púlpitos, destruir altares, suprimir el incienso, e vía dicendo… porque es muy caro. Piensan igualito que Judas, mirá vos. Y todo lo hacen a favor de los pobres, con teologías de la liberación o comunidades de base, lo mismo da.

Mis inestimables paparulos, piénselo bien antes de pensar siquiera en seguirlo a Cristo. Porque el que no siembra desparrama y el que no está con Él está contra Él. Y al que está en contra, más le valiera no haber nacido. El que mete la mano en el plato con él está obligado a pensarlo dos veces. Y el que comulga está obligado a pensarlo tres veces, que como dice San Pablo, puede estar comiéndose su propia perdición.

La reivindicación de Judas, ja… díganme una cosa, que cuanto más se lava el cuervo, más negro parece. Y como los progres, era bruto también: Mauriac lo pone en una de sus novelas con cara de muy contento, pues Nuestro Señor acababa de decir que el no odiaba a su padre y a su madre, etcétera, no era digno de Él: y el muy bestia sonreía. El primer efecto que tiene portarse mal es entenebrecerte las entendederas. Y este pensaba mal, pésimo, no entendía nada—como tantos cristianos que me conozco.

Y no sé si se acuerdan ustedes, que con el patrocinio de la todopoderosa “National Geographic Society” hace un tiempo se divulgó en docenas de traducciones un libro en el que se hacía la apología de este negro traidor, y luego una película—que la apostasía del mundo moderno no sabe ya qué cosas engendrar.

 Y los cristianos tan campantes. Pero les diré algo, que quiero terminar ya con esto, que ando medio bilioso esta mañana, qué le voy a hacer: Judas era cristiano, era discípulo de Cristo, era un elegido, formaba parte del Colegio Apostólico, sino que…

Siempre hay un traidor en el campamento. Eso no quita que la misericordia, el amor de Jesucristo—dichosos de vosotros si os inflamáis con su nombre—alcanza, llega, a límites inverosímiles. Bien lo ha dicho el gran Frank-Duquesne: 

Cuando Judas sale a la noche y clausura tras de sí las puertas de la misericordia, Jesús no dice palabra, pero piensa: “Amigo”; y después esa palabra se le escapará en el Jardín de los Olivos.

Eso es amor dendeveras, no esa rara mezcla de confusos sentimientos y estúpida indulgencia. Eso que describía Newman hace casi dos siglos atrás:

La lánguida, insignificante benevolencia que mal llamamos amor cristiano.

No, aquí hablamos de la caridad de Cristo: una caridad viril, consistente, sólida, tranquila, afectuosa, mansa, fuerte y veraz, estamos hablando de amor de amistad—cosa que, por supuesto, los progres tampoco saben muy bién qué es. Y así ocurre una y otra vez, se repite a lo largo de los siglos aquello que nos decía el gran Castellani:

                                                          La amistad es muy grande cosa

                                                          Fuerzas consuelo y abrigos—

                                                          Hoy más que los enemigos

                                                         Nos daña un amigo tonto—

                                                        Perdonen si los afronto—

                                                        Oh amigos, ya no hay amigos.

 Y con esto termino, que no tengo más tiempo que perder con ustedes, que me dan en el hígado los cristianos tibios, los cristianos indiferentes, los cristianos “amiguitos” de Jesús, los cristianos bobalicones, los cristianos de plástico, la blanda y estúpida progenie de los progres que se llenan la boca con la palabra “amor”, y “pobres” y que odian una liturgia bien compuesta, un lenguaje incisivo y preciso, que odian la jerarquía de las cosas, que quieren destronar a Cristo Rey para hacerlo Gran Hermano, que piensan que la democracia es “el eco temporal del Evangelio” y que desdeñan cualquier jerarquía, pues bien, todos ustedes, cristianos que “meten la mano en el plato” de Jesucristo y comulgan (en la mano), vestidos indecentemente y entre risas y canciones plebeyas, les diré una sola cosa: se acercan tiempos tenebrosos y estos terremotos de ahora no son ninguna casualidad; se acerca el tiempo en que cada uno tendrá que elegir bando.

Y por ahora, y cómo pintan, muy señores míos, ya sé de qué bando se van a poner.

Sí, sí: los van a integrar al grupo, cómo no, al grupo de los traidores.

Porque para eso, primero hay que ser cristianos.

Cristianos de pacotilla.

Como a osadas, lo era Judas.

Cristianos de letrerito…

                                                                    *  *  *

Anuncios

Responses

  1. No sabìa que Judas era Kirchnerista…

  2. Cuidado con los Judas que participan y dicen custodiar los carismas de su congregación u orden o como se llame y comparten lo mejor y lo peor de usted y después lo desparraman.No se olvide de la seguridad del Padre Merrin al explicarme como son las cosas.Ese sí que la tenía clara.God blessed you Maister Fray Rabieta.

  3. Me quedé perplejo leyendo la carta cuaresmal de del Obispo que preside la ONG de San Isidro (con la firma del Obispo coadjutor Ojeda).

    Yo pensé que iba hablar, como siempre, de la inclusión de los excluidos, del flagelo de la droga, etc, pero no. La mayor parte de lo que leí hablaba de resurrección, vida eterna, salvación, resurrección de nuestros cuerpos transfigurados en la otra vida.

    Me quedé perplejo.

    Nobleza obliga.

  4. Tristemente cierto. Hace poco el P. Amoth habló de Cardenales endemoniados o cosas parecidas y muchos se razgaron sus clerymans. Pero pensamos en lo que dice el Evangio de Judas y el demonio?

    Se nos olvidan a menudo tantas cosas….

    Y aunque con un poco demasiada rabia es bueno que nos las recuerden….

    Respetos rabiosos.

    Natalio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: