Posteado por: Fray Rabieta | 12 febrero 2010

La oración de Fray Mansoytranquilo

Que mis tinieblas sean la luz de los demás.

Newman

Oh Madre que al pie de la cruz simplemente estabas

con el corazón atravesado por una espada de dolor,

aquí este viejo soldado te pide

le regales el don de los santos verdaderos:

que mi exterior sea áspero y grave,

y que mi interior rebalse de ternura;

que mi rostro se mantenga severo,

y que mi corazón se deshaga en dulzuras;

que mi palabra se mantenga incisiva

y que mi espíritu derrame mansedumbre;

¡Madre! Te ruego me des fortaleza y grande ánimo,

que mis testimonios se mantengan firmes

y que mis perplejidades queden secretas.

Que mi conducta sea recta y mi voz sea cristalina

aunque el interior se agite con dudas;

que defienda tu honor y el de tu Hijo a capa y espada,

y que nunca por eso me crea nada.

Aquí este viejo soldado,

casi vencido, pero aún de pie,

te pide la fe del Centurión,

la esperanza de Esteban Protomártir

y la caridad de San Miguel Arcángel,

para que en todo tiempo y lugar, contra viento y marea,

seamos dignos de proclamar muy alto

las verdades que nos dispensó

tu Hijo muy amado, Jesucristo nuestro Gran Capitán.

Amén.

Anuncios

Responses

  1. Quien fuera soldado como el, para morir cantando este himno


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: