Posteado por: Fray Rabieta | 17 diciembre 2009

La clínica de Fray Detox

Se hace saber que, con el patrocinio de la Fundación “Amén, amén, sáquenmén”, en nuestro convento de la Santa Orden de los Retobaos, Fray Detox iniciará su flamante “Clínica de Deskukuficación” diseñada con la ayuda de dos expertos en Sectologismo y un ex-Kukú enteramente desintoxicado, conforme al siguiente

Programa

 

“Puede fallar”
Tu Sam.

 1) El programa durará un mes, en el que el paciente residirá en nuestro convento. Todos los frailes estarán a su disposición para consultas, confesiones, etc. No hay arancel alguno, y sólo deberá acomodarse a los horarios de comidas, oficios y demás formalidades de la vida conventual.

 2) Al comenzar el programa, el paciente deberá pronunciar un solemne juramento, según la siguiente fórmula:

 “Juro formalmente averiguar, buscar y seguir la verdad,
y nada más que la verdad,
con toda mi alma,
con todas mis fuerzas
y con todo mi corazón,
más allá de cualquier consideración,
más allá de cualquier convicción,
interés, bandería y prejuicio que pudiera haber abrigado hasta la fecha.”

3) Si durante el curso del Programa alguno de los frailes cree detectar algún indicio de que el paciente no honra su juramento, se lo dirá a Fray Detox quién puede expulsar al paciente sin más, si así se le antoja.

4) Durante la primera semana el paciente deberá completar el formulario de 633 preguntas confeccionado por Fray Detox, comenzando por la primera, “¿Cómo conoció al Padre Gengis Klan?” y terminando con la última, “¿Por qué se anotó en este programa?”. Si el paciente se niega a contestar alguna de las preguntas, será expulsado sin más ni más.

5) Durante la segunda semana, Fray Bilisnegra y Fray Disgusto conducirán un prolijo interrogatorio, deteniéndose principalmente en aquellas preguntas que el paciente contestó diciendo que no sabe cuál es la respuesta. Fray Detox anticipa que son muchas, tales como, “¿Por qué el Padre Gengis Klan se peleó con todos sus ex-camaradas (los PP. Nadal, Lojoya, Ezcurra, Sáenz, etc.)?” o, tal vez, “¿Cuál era el carisma original de la Secta y cuál es ahora?”, e incluso, “¿Qué se propone el P. Gengis Klan?”, por no mencionar, “¿Cuántas son las bajas registradas de la Secta?” y “¿Qué actitud tomó el P. Gengis Klan con el tema de la comunión en la mano?” o “¿Por qué atacó a los «Lefes»?”, “¿Cómo persuadieron a Mons. Aguer para que los ordene?”, etc.

6) Durante la tercera semana, el paciente deberá estudiar el documento “De sectis (stricto sensu)” y redactar un documento en el que intentará refutarlo, punto por punto, con argumentos consistentes y razonables. También deberá estudiar la carta de Newman sobre “Vocaciones peligrosas” y dar su parecer, fundado y por escrito, de esa epístola. Al final de esta semana, Fray Broncas y Fray Rabieta, interrogarán al paciente con sus escritos a la vista. Las conversaciones subsiguientes se prolongarán cuánto lo desee el paciente.

7) Durante la cuarta semana, el paciente deberá repasar cuidadosamente toda su vida, anotando en un borrador los hitos principales, siguiendo un orden cronológico y comenzando desde que tuvo uso de razón. Una vez confeccionado ese apunte, relatará escrupulosamente cuanto le ocurrió en vida y esto en presencia de la comunidad entera de los frailes de esta Santa Orden. Para eso, se dividirá su exposición en cinco noches sucesivas, siendo que cada sesión durará por lo menos una hora. Los frailes podrán preguntar cuánto quieran y el paciente contestará como mejor pueda.

8) A lo largo del programa, el paciente podrá convocar a amigos, parientes o conocidos para ayudarlo en la redacción de las pruebas que se le imponen, para repasar determinados acontecimientos o, sencillamente, para intercambiar pareceres con quién así lo desee. A tal efecto, podrá disponer del patio trasero donde gozará de la necesaria intimidad y se pondrá a su disposición un brasero, mate y bizcochitos de grasa.

9) En todo tiempo, el paciente podrá usar del teléfono del convento para consultas, chequeos de datos y la biblioteca estará a su disposición en el horario correspondiente. También se pondrá a su disposición un ordenador con conexión a Internet para comunicarse por correo electrónico o para consultar lo que le venga en gana.

10)  El programa terminará con una Misa en la que predicará el paciente, si es presbítero y así lo desea, o un fraile designado por el Prior. La predicación versará sobre las palabras de Cristo: “Yo soy la Verdad”. Durante la Misa se le volverá a tomar juramento al paciente, según la fórmula indicada más arriba, entendiéndose esta vez que el voto es para toda la vida.

11)           Al cabo de la misa, habrá un gran asado, ocasión en la que se pronunciarán discursos y se extenderá un Certificado firmado por Fray Detox en el que se deja constancia que el paciente ha sido exitosamente deskukuficado.

Fray Mansoytranquilo.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: